من أنا

Como estar en tu visita a un sex shop

Ir a un sex shop por vez primera puede ser una experiencia jamás antes vivida. La mayoría de la gente está un poco ansiosa porque tiene miedo de que le vean entrar o de encontrarse con alguien conocido.
Algunos se sienten absurdos haciendo preguntas y mostrando su inexperiencia, al tiempo que otros actúan como si estuvieran en un sitio de encuentro donde pueden ligar con cualquiera.
Todos estos sentimientos son completamente comprensibles, como lo son para cualquiera que vaya a un establecimiento de esta clase por primera (e inclusive segunda) vez.
Si es la primera vez que vas a un sex shop, posiblemente ya tengas algunas ideas preconcebidas sobre lo que vas a localizar allí. Pero tira todas las ideas preconcebidas por la ventana. Cada tienda es diferente y tiene diferentes ofertas.
Las tiendas más grandes acostumbran a tener una sección para hombres y otra para mujeres, mientras que las más pequeñas acostumbran a tener una pluralidad de juguetes para determinados tipos de juego u orientaciones sexuales.
En cualquier caso, antes de ir a un sex shop, debes saber lo que debes y no debes hacer.
Ve con un amigo o compañero.
Hacer algo nuevo solo provoca ansiedad. Pero si vas acompañado de alguien de confianza, la experiencia puede cambiar drásticamente y transformarse en algo inolvidable.
Para sentirse más cómodo, acuerde una palabra de seguridad por si alguien desea marcharse velozmente. Esta es una palabra que cada uno de ellos puede decir si se siente abrumado en algún momento de la visita.
Tenga claro lo que quiere.
Una de las experiencias más frustrantes en las ventas es preguntar al cliente del servicio lo que quiere y que afirme que no sabe lo que busca o que sólo ha mirado a su alrededor.
sex shop alicante , haz los deberes y visita las tiendas online para saber qué quieres y qué preguntas debes hacer al vendedor.

Pero no te sientas presionado, no tienes que adquirir nada. Puedes entrar y echar un vistazo. Puede pasar algún tiempo antes que te sientas suficientemente cómodo como para explorar tus deseos en un lugar público.
Compórtate con normalidad y no dudes en preguntar.
Las tenderas de los sex shop son profesionales formadas que saben lo que venden. No tengas temor de preguntarles qué marcha y qué no.
Comparta sus experiencias, porque pueden asistir a futuros clientes.

Absolutamente nadie te juzga, así que no pienses en ello.
En todos y cada uno de los sex shop hay vendedores afables, abiertos y receptivos. Hablan abiertamente de todas y cada una de las prácticas sexuales y no te juzgan. Ven todo tipo de personas todos los días.
Trabajan en un sex shop por el hecho de que son positivos en materia de sexo y quieren que la gente, incluido tú, tenga más placer en su vida. Si no fueran de psique abierta, no trabajarían allá.
Y si te encuentras con alguien que conoces allá, recuerda que está allí por la misma razón que . No tienes nada de qué avergonzarte.
Tanto si tienes una relación tal y como si estás soltero, no hay nada malo en divertirse un tanto y disfrutar de las maravillosas sensaciones que ofrece tu cuerpo.
Puedes solicitar tantas muestras de lubricantes como desees probar.
No seas tímido. Hay todo género de lubrificantes. A base de agua, orgánica, petróleo, calentamiento, cosquilleo, enfriamiento, etc.
Con todas y cada una estas posibilidades, es muy normal que no esté seguro de cuál escoger,
No tengas miedo de preguntar si hay muestras gratis o de procurarlas en el mostrador. Y si hay un producto que desea probar de inmediato, seguramente haya un modelo de prueba. En caso de duda, pregúntelo.
No sea entrometido y haga preguntas personales a los vendedores.
Si sientes curiosidad por la vida amorosa de los vendedores haciendo preguntas personales, te expones a entrar en conversaciones que no quieres percibir. Si les haces una pregunta y los tratas como seres humanos, seguro que responden en consecuencia.
Tenga confianza en su compra.
Puede cambiar de opinión sobre su compra. Algunos juguetes son baratos, mas otros requieren una buena inversión. No te sientas presionado a adquirir algo si sabes que nunca lo vas a emplear.
También es una buena idea informarse sobre las políticas de devolución ya antes de comprar y guardar el comprobante de adquiere.
Lleva una bolsa o mochila para guardar tus compras.
Algunas tiendas sólo tienen bolsas de marca asociadas a productos, y es posible que te lleves una bolsa con un nombre que te incomode. No dé por sentado que sus maletas son discretas. Una vez que lo hayas pagado, mételo en el bolsillo y ya está. Entiéndelo.